sábado, 17 de agosto de 2013

Otra de cardiotocógrafos y matronas

Hoy me han puesto un CTG viejito, viejiiiiito.

Funcionaba, eso sí, pero tenía aspecto de ser de los años 80 (¿existían estas cosas en los años 80?)

No era este, pero se le parecía mucho

En fin, la torpe matrona de turno me ha colocado los dos transductores y se ha marchado.

Yo notaba que el del útero estaba un poco demasiado arriba, y además en el registro hacía cosas raras, como subidas y bajadas muy altas y bruscas sin que yo notara ni amago de contracción, así que he deducido que estaba detectando otra cosa (no me pidáis que os diga el qué, si estómago, pulmones, intestinos o páncreas, que tampoco tengo tantos conocimientos de anatomía)

En fin, me lo he bajado un poco a la altura habitual de todos los días (que no es que yo sea una experta, pero vaya, donde me lo suelen colocar) y la cosa se ha normalizado.

Y aún así, yo veía en el registro de papel pequeñas subidas y bajadas que no se correspondían con nada.
"O es un cacharro super sensible y super bueno, o registra raro"

Así que cuando ha venido la matrona a revisarlo, se lo he comentado:
 
Dragona: Este monitor registra un poco raro, ¿no?
Matrona: ¿Por qué?

Miro el registro en papel que está saliendo de la máquina prehistórica, con esos piquitos extraños que no se corresponden con ninguna sensación, y la miro a ella:
 
D: Porque salen subidas y bajadas y yo no estoy notando nada en esos momentos.
M: Es que tú no tienes por qué notar nada.

Así me gusta, que me expliquen bien las cosas.

PD.- Después de muuuchos días con el CTG puesto por las mañanas, sé qué sensación se corresponde con una subida o bajada en el monitor (y no digamos las contracciones, que se notan muchísimo), lo he notado y lo he visto en las máquinas. No puedo hablar por todas las mujeres, pero sí por mí.

Así que no me toques los pies, matrona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada