viernes, 26 de julio de 2013

La mágica bata despersonalizadora

Cuando llegas a Hospitalia, una de las primeras cosas que tienes que hacer es ponerte el uniforme de paciente.
Da igual el tiempo que vayas a estar (yo he visto obligar ponérselo a una chica a la que ingresaron para un procedimiento de menos de 5 minutos. Tampoco deberían haberla ingresado, pero bueno, eso es otra cosa)

El uniforme de paciente tiene propiedades mágicas: una vez que te lo pones, ya no eres persona.

Bueno, vale, eres persona, pero antes que eso eres un paciente: que no se te olvide!
Imagino que el uniforme va dirigido a que no se te olvide a ti, ni se le olvide al personal del hospital.

Ya puedes ser ingeniera, escritora, fontanera, astronauta, maestra... da igual que te guste ver Sálvame Deluxe o leas a Bukowsky, el uniforme de paciente tiene una función igualadora (eso está bien, todos los pacientes deben ser iguales en el trato que reciben por parte de los profesionales) y terroríficamente despersonalizadora.

Y, más o menos inconscientemente, establece una jerarquía bien clara que es bastante chunga : eres el enfermo (pobrecito paciente), NOSOTROS somos los que te vamos a curar (que para eso hemos estudiado)

Lo malo de las jerarquías, es que los que están por encima - o creen estar, por esa sabiduría profesional sanitaria que les adjudica su uniforme - a veces tienen conductas muy feas con los pacientes. Mucho.

Lo que debería ser una actitud profesional, de respeto, cuidado y servicio, y siempre-siempre teniendo muy presente que trabajan con personas individuales, con características y necesidades diferentes, se convierte en lo opuesto: abuso, desgana en el trabajo, trabajo "en cadena", infantilización del paciente.

Y cuando ese uniforme es la ropa que llevas todos los días, también te afecta como paciente: pierdes parte de tu imagen, de tu identidad, de tu capacidad de elección... todo eso se va atrofiando, y va repercutiendo en tu autoestima, como un "gota a gota" insignificante pero constante.

Puede parecer exagerado, seguro que se puede alegar que la bata de paciente es como es porque tiene una finalidad práctica y nada más... pero aunque eso sea cierto, los "efectos secundarios" no son menos reales.

El uniforme de paciente de Hospitalia es muy parecido a este:

Por detrás es abierto, y lleva un sistema de cintas que nadie sabe muy bien cómo se anudan.

Lo prometo, ni siquiera los propios profesionales lo saben - al menos con los que yo me he encontrado por aquí - . Así que te lo acabas dejando abierto (especialmente, si pasas en la cama todo el día), o atándolo de cualquier manera (mal)

Sobre esto de la espalda abierta y el uniforme de hospital hay varios chistes en internet, por ejemplo:



Pero, ah! Ayer una auxiliar comentó que nos podíamos traer nuestro propio pijama o camisón y que ellas no solían decir nada... primera noticia que tengo sobre esto.

Tengo que investigar, y si es cierto... jojojo!! Adios, bata azul!!

(Por si alguien considera conspiranoico el tema de que la ropa pueda generar determinadas emociones en la persona que se ve obligada a llevarla, aquí podemos encontrar un ejemplo, esta vez de una cárcel de Oklahoma: "Rosa fuerte y amarillo brillante significa que estás en la cárcel del condado de Cleveland"

Traduzco y destaco: " El abogado Fred Shaeffer dijo que piensa que los conjuntos fueron elegidos para avergonzar a la gente que los lleva. "No hay duda en mi mente de que la intención fue humillarlos. Mucha gente inocente es arrestada y pasa por esa cárcel,  y a cada uno se le presupone inocente hasta que se encuentra que es culpable. Es suficientemente malo ser arrestado, pero además ser humillado teniendo que llevar un uniforme como este es injusto", dijo.")

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada